Increible pero cierto

Increible pero cierto

Decenas de aficionados a la lucha libre llenaron un cuadrilátero de Estados Unidos de sillas plegables, después de que uno de los luchadores pedía que le lanzaran una para golpear a su contrincante.

El luchador nunca se imaginó que casi todos los asistentes al espectáculo colaborarían con él cuando solicitó a los asistentes que le dieran una silla.

La imagen es tan inusual que podría parecer de una película cómica, pero el hecho fue real.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *