humor

Caballo de Troya versión mexicana

Les decía en el post anterior que yo quiero mi iPhone 3G y si los de Telcel no cumplen con lo dicho por Steve Jobs, de que el precio es el establecido por Apple de 200 USD, yo mismo iré a EU a comprarlo.

Solo que tenía un problema y es que no tengo ni visa ni pasaporte para entrar a EU, pero ya encontre la forma infalible de entrar 😀

caballo de troya mexicano

Si funciono hace muchos siglos no veo porque ahora no pueda funcionar 😀

43 comments

  1. Gissy - junio 12, 2008 01:22

    No va a funcionar Juanito, porque en Troya había puerta y por ahí entro el caballo, en lo que pretendes, pues solo es el muro sin puerta alguna, mejor siendo el caballo piñata cuelgalo y listo entonces si pasas por tu cel.

  2. Juan_Chanclas - junio 12, 2008 23:21

    si tienes razón lo mejor es colgarlo, nada más que si me agarran a palos la piñata ya me amole 🙁

  3. Gissy - junio 20, 2008 22:23

    Ya que ando desocupada y algo aburrida, les voy a contar la historia autentica, única y verdadera sobre como vio la luz por vez primera Juan_chanclas.

    Hace ya muchos, pero muchos años, en el vecino país del norte nació un niño al que su padres: Mr.Shoes & wife le pusieron por nombre John… John Shoes.

    El niño creció y crecio (Bueno ni tanto) hasta llegar al tamaño actual, y en una de sus múltiples bodas (Era por todos conocido el amor de John Shoes por las bodasheras) conoció a Sabajar, éste sabiamente le aconsejo: Si practicas diariamente la natación vas a ser tan alto y fuerte como yo, así pues John Shoes decidió mudarse a Miami para nadar y nadar hasta ser tan grande y fuerte como Sobajar.

    Un día John Shoes llego a Miami Beach, sabía de un huracan que se acercaba rápidamente y del peligro que implicaba meterse a nadar al mar, pero su deseo de ser alto y fuerte como su best friend pudo más que su temor a las grandes olas y allá va… El huracan llegó y las olas arrastraron a Jonh Shoes inconciente hasta la isla de Cuba.

    ¿Cómo llego a la presencia de Fidel? Imposible saberlo, él estaba inconciente, pero lo importante es que al volver de su desmayo, lo primero que vió fueron las barbas de Fidel. Totalmente impresionado y sin saber quien era el tipo barbas de chivo, intento recordar su español aprendido en la High School y dijo con fuerte voz:

    Hi, Yo John Shoes, a lo que Castro contestó: Yo Castro.

    Al oir eso, John Shoes Salió como impulsado por una catapulta y en una espectacular huida llego a la costa de Cuba, se lanzo al mar y nado y nado hasta que arribo a las playas de Can Cun, anduvo escondiendose un par de días y decidio quedarse en nuestro México lindo y querido, él temía que el Castrense ese lo buscara y decidio ocultar su identidad, para lo cual necesitaba cambiar de nombre, así pues que decidió ser desde ese día y para siempre… Juan Chanclas.

    Y colorin colorado, la historia de Juan se ha terminado.

  4. Viri - junio 20, 2008 22:26

    jajajaja que buena historia Gissy 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *